La imprenta matará la arquitectura”, lamentaba el archidiácono de Notre Dame en la novela de Victor Hugo. Ese terror hacia las herramientas que facilitan el acceso al arte es una constante en la historia. Los guardianes de las esencias disfrazan de preocupación por la cultura su temor a perder el poder como el monje ciego de El nombre de la rosa que envenenaba los libros para restringir su lectura.

Seguir leyendo.

Fonte: Tecnología by EL País